Escapada de fin de semana a Lisboa

A solo un paso de España, Lisboa es un excelente destino para una escapada de fin de semana a nuestro país vecino.

Una ciudad increíble, que no deja indiferente a nadie, con mucho encanto, lugares fantásticos que visitar y unos precios algo más bajos de lo que nos podemos encontrar en España, sobre todo en lo relativo a la comida.

Yo ya he estado 3 veces en la capital lusa y cada vez que voy descubro algo nuevo, sin duda lo mejor es pasear sin rumbo por sus barrios históricos y dejarse llevar.

A continuación os dejo una lista de cinco experiencias que no os debéis perder en una escapada a Lisboa.

1.- Ver la ciudad desde lo alto en sus múltiples miradores.

Lisboa es una ciudad construida entre colinas, sus barrios, en especial los del casco histórico trepan por ellas a modo de escalinata. Sus calles suelen ser estrechas y bastante empinadas. Tanto, que en algunos lugares sus aceras son escaleras e incluso hay varios ascensores para subir a la parte alta de estos barrios.

Esta configuración urbana da la posibilidad al visitante de poder contemplar la ciudad desde lo alto en múltiples lugares, a mí los que más me gustaron son:

  • Castelo de São Jorge.

Este mirador se encuentra dentro del Castelo de Sao Jorge, desde donde se ven unas fantásticas vistas de todo Lisboa. Tiene el inconveniente que para asomarnos a él tendremos que pasar por caja ya que forma parte de la visita al propio castillo, el precio es de 7,5€.

Escapada a Lisboa: Castillo de San Jorge

Escapada a Lisboa: Mirador Castillo de San Jorge

mirador-castillo-de-san-jor

  • Porta do Sol

Situado al lado de la iglesia de Santa Lucia, desde él podemos observar desde lo alto el histórico barrio de Alfama. Es muy posible que durante vuestra visita haya músicos tocando en directo en el mirador, lo que aumenta el encanto del lugar. También se ven unas fantásticas vistas del río Tajo. Es gratuito.

Escapada a Lisboa: Miradores

Vistas al Barrio de Alfama desde el mirador Porta do Sol

  • Elevador de Santa Justa.

Para acceder al Barrio Alto, tenemos tres opciones, caminar, el tranvía o algo tan curioso como subir en ascensor. Si optamos por este último medio de transporte, situado en la Rua de Santa Justa, desde lo alto tendremos unas bonitas vistas del centro histórico de Lisboa.

Escapada a Lisboa: Miradores

Escapada a Lisboa: Elevador de Santa Justa

miradores-lisboaespacada-lisboa

Hay muchísimos más miradores como Santa Luzia, Miradouro da Graça, Miradouro de São Pedro de Alcântara, etc.

2.- Pasear entre fados por el histórico barrio de Alfama

La colina rocosa donde se encuentra este barrio fue durante muchos años un asentamiento árabe, conocido como Al Hamma.

Todavía se conserva el antiguo trazado árabe, sus calles son sinuosas, sin orden ni concierto y con pendientes muy pronunciadas. Podemos subir hasta lo alto en el famoso tranvía número 28, que podemos tomar en la Rua da Conceiçao y luego descubrir el barrio mientras bajamos.

Escapada a Lisboa: Alfama

En una escapada a Lisboa no puede faltar tomar el mítico tranvía número 28

En las inmediaciones del Castillo de San Jorge hay muchos locales con terrazas donde suele haber actuaciones en directo. Los fados no es que sean mi estilo de música preferido ni de lejos, pero los cantan con un sentimiento que te pone los pelos de punta, muy parecido a los cantadores de flamenco españoles.

Hay muchos lugares interesantes en este barrio como el propio castillo, el Palacio Azurara, la Casa dos Bicos, La Catedral de la Sé, etc. Lo mejor, es darse un paseo sin rumbo por sus calles e ir descubriendo rincones encantadores que no veréis marcados en ningún mapa turístico.

Que ver en Lisboa: Alfama

Que ver en Lisboa: Catedral del Sé

3.- Degustar la cocina portuguesa, en especial, su bacalao

El bacalao es el plato estrella de Portugal, lo preparan de mil maneras y todas están buenísimas. Simplemente a la plancha, con bechamel, encebollado, con pimientos, desmigajado, en Bolinho (parecido a una croqueta) y un largo etcétera, no os podéis ir sin probarlo.

 La mejor manera de probarlo es pedirse en algún restaurante un mix de bacalao, te sirven 3 o 4 pequeñas fuentes con el bacalao preparado de otras tantas maneras diferentes. Si os gusta el vino, para el postre nada mejor que una copita de Porto, un vino dulce encabezado con alcohol que es toda una institución en el país.

Escapada a Lisboa: gastronomía

Mix de bacalao

Por cierto, en Portugal suelen ser bastante exagerados con las raciones, y os lo dice alguien como yo que come como un sabañón. Así que con un plato principal y si acaso algún picoteo es más que de sobra para salir empachado.

4.- Tomar el tranvía hacia Belém para degustar sus famosísimos pasteles.

Desde la parada de la Plaza del Comercio podemos tomar el tranvía hasta Belém. Tarda una media hora en llegar.

De nuestra escapada a Lisboa no nos podemos ir sin probar los famosísimos pasteles de belém. Podemos comenzar la visita a este barrio parándonos en frente de la pastelería Pasteis de Belém (parada del tranvía: Belém-Jerónimos) para tomarnos un café, que en Portugal es excelente, con un par de estos pasteles, una merienda que no se olvida.

Escapada a Lisboa: Pasteles de Belém

Escapada a Lisboa: Pasteles de Belém

Pero no solo hay pasteles en Belém, justo al lado, a orillas del Tajo está el Monumento a los Descubrimientos. Si continuamos caminando junto a la rivera del río iremos a parar al que quizás sea el icono más famoso de la ciudad, la Torre de Belém.

Escapada a Lisboa: Torre de Belém

Torre de Belém

Escapada a Lisboa: Monumento a los Descubrimientosrimientos

Escapada a Lisboa: Monumento a los Descubrimientos

Podemos completar la visita al barrio acercándonos hasta el Monasterio de San Jerónimo. Un gigantesco complejo de estilo Manuelino. Comenzó a construirse en 1051 y se ha ido modificando hasta el siglo XX.

Monasterio de San Jerónimo

Escapada de fin de semana a Lisboa: Monasterio de San Jerónimo

Dentro está la tumba de uno de los mayores exploradores de la historia de la humanidad y uno de los mayores iconos portugueses, Vasco Da Gama

Que ver en Lisboa: Tumba de Vasco Da Gama

Que ver en Lisboa: Tumba de Vasco Da Gama

5.- Salir a cenar y tomar algo en el Barrio Alto

Por la noche una opción bastante recomendable para salir a cenar y luego quedarse a tomar unas copas es el Barrio Alto. Las calles Rua Do Norte, Rua Das Gáveas y adyacentes están repletas de pequeños restaurantes y bares de copas. Muchos de ellos con música en directo, incluyendo varios clubs de Jazz.

La oferta es bastante amplia. Cerca de la Praça Luís de Camões el ambiente es más para personas de mediana edad. Si nos adentramos en el barrio, ya el ambiente es más juvenil.

Bueno, puesto estas son las cinco experiencias que os recomiendo para una escapada a Lisboa. Por supuesto hay mucho más que hacer en esta increíble ciudad ¡¡¡

Author: Fernando Mesa

Viajar me pone .......... ¡¡¡ Feliz !!!. Me apasiona viajar y después de mucho tiempo leyendo blogs de otros viajeros para programar mis viajes, me he decidido a aportar mi modesto granito de arena. En Viajarmepone cuento mis experiencias vividas en primera persona y doy información que pueda servir de ayuda a otros viajeros. Puedes contactar conmigo en las redes sociales o en viajarmepone@viajarmepone.com

Share This Post On

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This