Sentir que estás en el fin del mundo en Ushuaia

Fue la última parada de mi viaje por Argentina después de pasar unos días en El ChalténUshuaia es uno de esos lugares que miras de pequeño en un mapa y se te queda grabado, cuando empecé a planear mi viaja a Argentina no sabía casi nada de lugares tan famosos como El Calafate, Bariloche, La Península de Valdés, El Chaltén y otros tantos, sin embargo si que tenía un nombre grabado en la cabeza, que no es otro que el de Ushuaia. ¡Ahí tengo yo que ir!, tengo que visitar Ushuaia pensaba.

Me hospedé en el Hostal Los Cormoranes, un lugar correcto y muy agradable, sin duda lo mejor de todo fue su personal, por más que lo intento no logro recordar el nombre del recepcionista, pero era un tipo bastante simpático, dispuesto a ayudar con lo que sea y que conoce la ciudad y sus alrededores como la palma de su mano, al final hasta acabamos saliendo de fiesta una noche.

En el hostal nos juntamos toda clase de viajeros, muchas personas que estaban recorriendo Sudamérica en moto, otros en bici, muchos jóvenes de Israel algo que me llamó bastante la atención, incluso un grupo de Barras Bravas que hacían unos asados exquisitos, hasta conocí a un estadounidense que venía caminando ¡Desde Alaska!, había salido hacía más de dos años, increíble.

Ushuaia es un coqueto pueblo de casitas, muchas de ellas de chapa y madera, su zona más antigua está construida sobre una ladera. La zona centro tiene forma de cuadrícula, las avenidas que van paralelas al mar son en llano o con ligeras pendiente pero las perpendiculares son unas cuestas tremendas, algunas incluso tienen escaleras en lugar de aceras. La Avenida San Martín es su calle principal, donde están las tiendas e innumerables restaurantes y cafeterías donde tomarse algo caliente, porque en Ushuaia hace frío hasta durante el verano austral, en invierto, tiene que ser tremendo. Si queréis comer algo económico, saliros un poco de esa zona.

Visitar Ushuaia

Visitar Ushuaia: Barco hundido en el puerto de Ushuaia

La ciudad tiene varios museos, las entradas la verdad es que me parecieron a precio de oro, yo estuve en el Museo Marítimo, que está en un antiguo presidio de reincidentes, es a donde enviaban a los presos más peligrosos del país. Posee maquetas navales que recrean la historia de la Tierra del Fuego, también posee una galería fotográfica de la evolución de la ciudad. A mí, la verdad, me pareció una visita prescindible, pero es una opinión personal.

Un punto importante de la ciudad, que no puede faltar en vuestro álbum, es sacarse una foto junto al cartel de “Ushuaia fin del mundo” que se encuentra en el puerto.

Visitar Ushuaia

Visitar Ushuaia: cartel del fin del mundo en el puerto

También hay un curioso cartel que recuerda que en Ushuaia está prohibido el atraque de barcos bajo pabellón inglés. Cerca, en la Plaza 25 de Mayo hay un mercado de artesanía local.

Visitar Ushuaia

Los Argentinos no se llevan muy bien con los ingleses desde el conflicto con las Islas Malvinas

Desde toda la ciudad se ve el imponente Canal Beagle con sus plomizas aguas, y al otro lado, la Isla Navarino, que es ya territorio chileno. Hay multitud de empresas que organizan paseos en barco por el canal.

Yo hice un recorrido de unas 4 horas en un pequeño barco, el precio fue unos 15 euros al cambio. La verdad es que fue un paseo bastante agradable, sobre todo por nuestra fantástica guía, una chica que transmitía con pasión los encantos de su tierra y que no se limitaba a repetir como un loro un discurso preparado.

La primera parada de nuestro recorrido fue Isla Alicia para avistar una colonia de lobos marinos, son unos animales adorables.

fauna Ushuaia

Lobo marino en la Isla Alicia en el Canal Beagle, Ushuaia

Luego nos dirigimos a la Isla de los Pájaros para ver otra colonia pero esta vez de cormoranes. Nuestro siguiente destino fue el Faro Les Eclaireurs, o también llamado faro del fin del mundo, construido en 1919.

Faro Les Eclaireur

Faro Les Eclaireurs en el canal Beagle. Ushuaia

En este punto dimos media vuelta y nos dirigimos a las Islas Bridges, donde desembarcamos para dar un pequeño paseo. En esta Isla se pueden observar restos de los antiguos pobladores de la región, los yámanas. Por cierto, Ushuaia es un derivado de la lengua yámana que significa “bahía que penetra hacia el poniente”.

Por si a alguien le interesa, la empresa con la que hice la excursión se llamaba Patagonia Adventure Explorer, pero hay muchas más que ofrecen el mismo servicio. Hay un paseo más largo que incluye el avistamiento de pingüinos, yo no lo hice porque ya había visto suficientes pingüinos en la Península de Valdés.

Islas Bridges

Que ver en Ushuaia: Islas Bridges

La ciudad en si no es que sea muy atractiva pero los alrededores son fantásticos, tampoco os podéis perder el Parque Nacional de Tierra del Fuego, pero de eso ya os hablaré otro día porque da para una entrada entera.

Si os apetece caminar, a parte del Parque Nacional de la Tierra del Fuego, hay varios lugares a los que se puede ir a hacer senderismo muy cerca de la ciudad. Uno de esos senderos es el que sube hasta el Glaciar Martial, un bonito paseo que por unas pistas de esquí alpino, en verano apenas tienen nieve y se puede pasear por ellas tranquilamente. Desde lo alto se ven unas magníficas panorámicas de la ciudad, el canal y la isla Navarina.

Glaciar Martial

Alrededores de Ushuaia: Subida al Glaciar Martial

Otro de los lugares que merecen una visita, un poco más lejos de la ciudad son el Lago Escondido y el inmenso Lago Fagnano, aunque a mí lo más que me gustó de esa zona fue el mirador del Paso Garibaldi, desde donde se ven unas magníficas vistas de los dos lagos y las montañas que lo rodean. Para esta visita tendremos que agenciarnos un medio de transporte, si viajáis en grupo un taxi os puede salir a buen precio, el propio taxista puede hacer de guía.

Mi visita en Ushuaia terminó celebrando el cumpleaños de hermana, que me acompañó los últimos de días de este viaje, en el Bodegón Fueguito. El menú: codero patagónico, empanadas de carne y una botella de vino de la variedad de uva Malbec, la más típica del país. Estaba exquisito, un poco carete, como todo en la ciudad, pero era una ocasión especial.

Para rematar la faena, unas pintas bien frías de la cerveza local Beagle en el Dublín, una taberna irlandesa bastante animada en la Avenida 9 de Julio, el ambiente que se genera entre turistas y locales es fantástico.

Bueno y esto ha sido todo, salud ¡¡¡

Ushuaia--bodegón-fueguino

 

Author: Fernando Mesa

Viajar me pone .......... ¡¡¡ Feliz !!!. Me apasiona viajar y después de mucho tiempo leyendo blogs de otros viajeros para programar mis viajes, me he decidido a aportar mi modesto granito de arena. En Viajarmepone cuento mis experiencias vividas en primera persona y doy información que pueda servir de ayuda a otros viajeros. Puedes contactar conmigo en las redes sociales o en viajarmepone@viajarmepone.com

Share This Post On

2 Comments

  1. Gracias por visitar mi amado pais y me alegro que te haya gustado y disfrutaras! Saludos 🙂

    Post a Reply
    • Hola Cynn, gracias por la visita. La verdad es que tu amado país me encantó jeje, espero volver ¡¡¡¡

      Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Fauna de la Patagonia argentina - […] escribía mi entrada sobre mi visita a Ushuaia estuve dudando si incluir información de la fauna que te puedes encontrar…
  2. Senderismo por el Parque Nacional Tierra del Fuego - […] Nacional Tierra del Fuego es un regalo para todo aquel que quiera poner un bonito colofón a su viaje…

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This