Casa del vino en Tenerife

Antes de hablar de esta maravilloso lugar me gustaría contaros, de manera muy resumida y a groso modo, la historia de los vinos de Tenerife, que creo que es bastante interesante y a la vez desconocida, incluso para muchos tinerfeños.

Historia de los vinos de Tenerife

La isla de Tenerife lleva ya más de 60 años viviendo del turismo, que es su principal fuente de ingresos, algo que es de sobra conocido. Lo que quizás sepa menos gente es que esta misma isla vivió durante 300 años de las exportaciones de vino.

Las primeras cepas de vid se sembraron en la isla de Tenerife poco después de su conquista, a finales del siglo XV. No se sabe a ciencia cierta pero se cree que fue el portugués Fernando de Castro, quien plantó las primeras vides en el año 1497.

Casa del vino tenerife

Típica prensa y lagar antiguo de Tenerife

Vinos de TenerifeCasa del vino Tenerife

A las islas llegaron colonos de diversos lugares de España y Europa y diversas fueron las variedades de viña que se introdujeron, variedades que con el paso de los años se han ido aclimatando a las islas y que hoy forman una riqueza varietal sin parangón en el mundo.

La plaga de filoxera, que arrasó el cultivo de la vid en Europa durante el siglo XIX nunca llegó a Canarias, así que las variedades con las que se elaboran los vinos canarios están sembradas a pie franco, nunca ha sido necesario utilizar el pie americano así que podríamos decir que son todo variedades “vírgenes”.

A principio del siglo XVI, comienzan a hacerse famosos los vinos canarios, en especial los elaborados con la variedad Malvasía en Tenerife y La Palma, siendo los primeros vinos generosos que fueron objeto de un intenso tráfico marítimo. Por aquel entonces, Canarias era parada obligada tanto de los navíos que iban hacia América como de los que venían de regreso, así que su calidad se difundió rápidamente por todos los rincones de América y Europa.

Fue en Inglaterra donde adquirieron mayor fama, se conocían como Canary Sack o simplemente Canary y no es difícil encontrar referencia a ellos en la literatura inglesa de la época. Autores tan famosos como Shakespeare, Walter Scott, Robert Louis Stevenson, Lord Byron y un largo etcétera los nombran en varias de sus obras.

William ShakespeareBut, I faith you have drunk too much canaries and that´s a marvellous searching wine, and it perfumes the blood ere one can say: What´s this?” [William Shakespeare en “King Henry IV”]
Por mi fe que habéis bebido demasiado vino canario. Es un vino maravillosamente penetrante y que perfuma la sangre antes de que se pueda decir: ¿qué es esto?
Walter Scott…But the no harm in drinking to their healths, and I will fill Mrs. Mysie a cup of Mr. Girder´s canary  [Walter Scott en “Bride of Lammermoor”]
…pero no hay nada de malo beber a su salud, llenaré a la señora Mysie una copa del canary del señor Girder

También era muy habitual encontrar vinos malvasía en las cortes europeas, donde eran muy apreciados por la nobleza. Hasta se llegaron a apreciar en la corte del Zar de Rusia, cuentas las crónicas que el rey Español Carlos III se tomaba 3 copas al día. De hecho, en su época, tenían tanta fama como hoy en día puedan tener los vinos de Jerez o de Oporto.

Para que se hagan una idea de lo importante que fue el comercio entre Canarias e Inglaterra, el distrito financiero de Canary Wharf en Londres tiene ese nombre porque antiguamente era el puerto al que llegaban las mercancías Canarias, una de ellas, los malvasías dulces.

Pero todo eso acabó, fueron varios los factores que influyeron en la decadencia de los vinos canarios. El primero de ellos fue el matrimonio de Carlos II de Inglaterra con Catalina de Braganza, y las leyes de navegación inglesa de 1661 favorecieron enormemente a los vinos de Portugal y Madeira. La puntilla final la pusieron dos plagas que hoy en día son bastante conocidas, el Mildiu y el Oídio, que llegaron a Canarias durante la segunda mitad del siglo XIX.

Durante todos estos años se ha seguido produciendo vino en canarias, pero para consumo propio y de una calidad bastante discutible. En 1985 se creó la Primera Denominación de Origen de vinos en Tenerife, la de Tacoronte-Acentejo, luego le siguieron un total de 5 denominaciones de origen más.

Casa del Vino Tenerife

Exposición de los vinos de Tenerife en el Museo de la Casa del Vino

Actualmente se vuelvan a elaborar vinos de gran calidad en Tenerife y en toda Canarias, su principal atractivo, es que están elaborados con variedades de vid que no se encuentran en ningún otro lado. Variedades como la Listán, Gual, Vijariego, Baboso, Marmajuelo, Tintilla, Negramoll, Albillo, Forastera, la propia Malvasía, etc y lo que es mejor, hay muchas más que aún están por descubrir y utilizar y que a punto han estado de desaparecer para siempre.

Así que ya tienes otro aliciente más para visitar Canarias, que no es otro que probar sus vinos, pero vinos embotellados y bajo Denominación de Origen, porque sigue habiendo bares que sirven vino a granel de una calidad notoriamente menor.

La Casa del Vino de Tenerife

La Casa del Vino de Tenerife es una antigua hacienda típicamente canaria, que ha sido perfectamente restaurada. Está situada en el municipio de El Sauzal, en el norte de la Isla.

Casa del vino Tenerife

Patio central

detalle-casa-del-vinocasa-del-vino-en-tenerife

Dentro hay una vinoteca con todos los vinos que se embotellan bajo denominación de origen en Tenerife. La vinoteca incluye una sala de degustación, donde sirven una muestra de 12 vinos por copas, que van rotando cada 15 días. También se puede tomar otros productos típicos como miel, queso, etc.

Vinoteca

Vinoteca

sala-degustacioncasa-del-vino-catas

Junto a la vinoteca hay un pequeño museo de entrada gratuita, aunque lo mejor de todo, junto con los vinos, es el lagar tradicional de madera que hay en el patio. También hay una sala donde se proyecta un video de 15 o 20 minutos con más explicaciones sobre la historia del vino en Tenerife. Video, que por cierto, necesita una actualización urgente.

Otro de los grandes atractivos son las impresionantes vistas del Valle de la Orotava con el Teide al fondo de su terraza. Las puestas de sol suelen ser espectaculares, a mí el día de la visita me pilló nublado, algo bastante común durante el invierno. Justo debajo de la terraza hay un extenso jardín de viñas, con muchas de las variedades que nombré anteriormente, eso sí, en invierno pues como que no se distinguen unas de otras al no tener hojas ni racimos.

Museo de la Casa del Vino

Museo de la Casa del Vino

patio-casa-del-vino

Bueno pues esto ha sido todo, tanto si os gusta el vino como si no, no os vayáis de Tenerife sin probarlos, os van a sorprender, ya sea en la Casa del Vino o en cualquier restaurante, que Riberas, Riojas y Ruedas hay en todas partes ……..

Vistas de los alrededores de la Casa del Vino

Vistas de los alrededores de la Casa del Vino

¿Cómo llegar a la Casa del Vino?

Hay que tomar la autovía TF-5 en dirección al Puerto de la Cruz si vamos desde el Sur de la isla o en Dirección Santa Cruz si vamos desde el norte.

Está justo en la salida número 21 que pone “El Sauzal”. Dispone de amplios aparcamientos gratuitos justo al lado.

y con esta puerta de sol desde la terraza me despido:

puesta-de-sol-Tenerife

Antiguos toneles de castaño

Antiguos toneles de castaño

Terraza restaurante de la Casa del Vino

Terraza restaurante de la Casa del Vino

Author: Fernando Mesa

Viajar me pone .......... ¡¡¡ Feliz !!!. Me apasiona viajar y después de mucho tiempo leyendo blogs de otros viajeros para programar mis viajes, me he decidido a aportar mi modesto granito de arena. En Viajarmepone cuento mis experiencias vividas en primera persona y doy información que pueda servir de ayuda a otros viajeros. Puedes contactar conmigo en las redes sociales o en viajarmepone@viajarmepone.com

Share This Post On

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This